Oscar Ledesma

Artist & Gallerist & Curator

28. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

Retreat – Les ecrivains maudits

Just like writing, painting usually starts out as an introspective process.

Jorge Luis Borges once said that he was much prouder of all the books he had read than of those he wrote himself. A quote which to me shows a kind of false modesty. But I recognize myself in this quote: I, too, am very proud of all the books I have read throughout the years. These images are thus meant as a hommage to authors, who, as I discovered them at various points in my life, represent important landmarks in my personal story. The series is conceived as a  work in progress, since my personal list of authors with that quality is quite long: Baudelaire, Papini, Nietzsche, Fuentes, Faulkner, Sontag, etc.

When I read Emil Cioran for the first time, I was fascinated by his aphorisms and how they are able to recreate nothingness and hopeless situations with an immense power. For me, Cioran will always stand for a mixture between Nietzschean aphorisms and Japanese haiku poetry: highly sophisticated, perfect pearls of truth.

Charles Bukowski is the direct opposite to this kind of literature. Using direct, violent words, he describes the pitilessness of life, our tough reality. Sometimes, he might seem a little too bold and simple, but he is always poetic. He is kind of a dirty John Fante combined with an alcoholic Knut Hamsun.

Henry Miller and Samuel Beckett, on the other hand, taught that in literature (and thus art), one is not only able to free oneself from social conventions, but also from the seemingly unshakable laws of grammar. Tropic of Cancer and Molloy are the most striking examples of this type of literature.

But my personal favorite is still Roberto Bolaño. I think he is and will be the best writer of our generation, of this century. Within a very small range of published works, he managed to present to us and combine an all-encompassing bildungsroman (a la Thomas Mann‘s Zauberberg), new experimental forms (a la Ulysses by James Joyce) and pointless violence (as in Austerlitz by W.G. Sebald), Bolaño is our modern Virgil, a literary tutor and companion during our earthly journey.

28. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

Forest 2.0

Chance creates beauty
Software. Digital print. Large variables. 2014.

I often promised myself to never let my work as a mathematician and programmer influence my work as an artist. But sometimes it nevertheless happens, for instance in my project Forest 2.0. I hit on the basic idea while contemplating an older oil painting of mine, which shows a symmetrical tree diagram ending in colorful blossoms, together with mysterious mathematical formulas.

My educational background as a number theorist played an important role during the genesis of Forest 2.0: I wrote a computer program, based on the ancient idea that any number can be written as a product of prime numbers. After entering some parameters, this code generates cryptic looking tree diagrams and saves them as vector graphics. I then edit and adjust them using an image editing tool. Since the results are saved as infinitely scalable graphics, they can be printed out in any size.

But although I am responsible for the whole creative process – from the mathematical knowledge required to code the recursive script to the digital editing and printing the result – randomness always plays a role in the process. At its core, chance is a very natural and likewise artistic entity, since it creates beauty. In any closed system with continuously arising random events, human beings recognize a form of pleasing, often truly aesthetic symmetry.

Of course, I always define a specific height and a starting number for all trees, which roughly control the ferocity of their proliferation. But their specfic look is always created by a randomized computer algorithm based on constantly decreasing numerical values. I also let the algorithm randomly define some color parameters.

One thing, however, is always done by myself and not by chance: the actual selection of which of the trees created get printed out and framed in the end. Thus, ultimately, the artist still has final authority when it comes to defining what a real artwork is – and not randomness.

Buy a Print here

Bildschirmfoto 2016-06-28 um 21.58.34

28. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

On mercy and being merciless

Sancta Maria, Mater Dei,
ora pro nobis peccatoribus
nunc et in hora mortis nostrae.

Amen.

 

This is a prayer many people in Mexico learn as children, and many times these are also their last words: Piedad. Ruega por nosostros.

The series of paintings is the result of deep concerns regarding Mexico and what is happening in the country. The whole series displays tortured and executed human beings, images one can see in newspapers every day. I use these as an outlined foundation and afterwards paint weeping Madonnas over them. I aim to use them to represent the fragmentation and suffering of the nation.

I selected an image from the series which displays six corpses hanging off a footbridge, which happened some years ago in the state of Veracruz. Three of the six were women who were raped and afterwards tortured to death. Their hanging corpses were meant as a direct message to the state, signifying that the Mexican drug cartels are more powerful than official institutions. After this incident, the government stated that the executed people were members of one cartel who were killed by members of a competitor.  Many such statements have been made in similar cases.  It is as if there is often a different, real truth that one will never discover. Piedad. Mercy.

A sketch of an Aesthetic of Infernal Mercy

Hannah Arendt’s concept of the banality of evil can without question be applied to Mexico. The current situation is influenced by enormous problems that can occur in an evil  bureaucracy where the act of killing gets trivialized.

People are not only killed but also tortured. After the murders, their corpses are often also desecrated. I will not go into more detail just for the sake of it.  It is already difficult enough to know that such things are part of Mexican everyday life at all.

There is a long tradition in the visual arts of displaying all kinds of cruelty in paintings. Currently the Schirn museum in Frankfurt exhibits works by Théodore Gericault, who was famous for his accurate and discomforting representations of dissected corpses. The exhibition also includes one of his most famous pieces, The Raft of the Medusa. It displays the wreck of the French naval frigate Méduse, a tragedy during which 132 seamen died.

Goya’s The Third of May 1808 or his Black Paintings shocked Spanish society. Among currently active artists, the works of Gottfried Helnwein express a direct offense to the idea of innocence. One can also think of Hermann Nitsch and his depiction of sacramental violence, and of Joel-Peter Witkin and his representation of raw ugliness.

Mercy in times of drug wars

In the last twelve years, over fifty thousand Mexicans were killed in the drug war. Among them were many innocent people, who just happened to be at the wrong place at the wrong time. Often, the Mexican government considers these victims as suspects and regards their death as deserved.

The response of the Catholic Church to these problems is two-faced. On one hand, many priests fight for social equality,  and regularly receive death threats and thus constantly fear for their lives.  However on the other hand are many priests who are accomplices of the cartels, for example they accept payments of several million pesos to splendidly renovate their churches, in keeping with the motto: When god receives the money, it is always just.

Almost 500 years ago, the Virgin Mary supposedly appeared to the indigenous man Juan Diego. Tradition has it that she stated: I take Mexico under my wings. You are the very smallest of all my children.
Does she still protect Mexico today? Did she forget us?

Within this context, the work presented here was also heavily influenced by Georges Bataille, especially his philosophical treatise The Tears of Eros.

If mercy is God’s expression of love, what then is mercilessness? Is it God’s hatred? Oblivion? Indifference? Or was Pelagius right when he stated that God’s creation was malignant?

 

DSC_0012

28. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

Aletheia – Theory of everything

This series of images is strongly influenced by my scientific background.  It functions as a monumental catalog that reveals relationships between anatomy, organic symmetry and mathematical diagrams.

Every work within this series can be described as a more or less evident form of collage. Not only are the motifs often composed as a collage, but the specific effect of the images is also a result of the different, characterizing painting materials: acryl, oil and ink.

Because of specific emulsion effects due to interfacial tension, these three painting substances can be combined in very interesting ways. In a way, I force them to work together in a kind of artistic quarrel and let the results of this quarrel define themselves. Thus, I can analyze them scientifically and not as artworks.

But I also try to break this scheme by intervening at specific points during the process. In this way – and by rotating the canvas 90 and 180 degrees multiple times – I constantly try not to be subjugated by usually consulted compositional schemes.

A strong contrast between defined forms and incomplete figures, between partially shown muscle complexes and intense motifs can be recognized in these works. The mysterious diagrams and symmetrical ornaments – held together by the theoretical concept of cohomology – let the viewer dive into the worlds that exist within both my artistic and mathematical mindset.

These paintings unite the differences between reason and faith, science and chaos, control and violence. The result is an impulsive competition between forms and concepts, which invite the viewer to participate in their dynamic expression.

27. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

Un aristócrata melenudo que escribe

Peter Esterhazy es uno de esos autores a los que sólo he leído en alemán.  Richard KapuscinskiHerta Müller son otros.

Es como si sólo les conociera una voz. Me explico. Bruce Willis. Si, Die Hard, o duro de matar o Stirb langsam, Bruce tiene zu voz original, su voz en español latinoamericano y su voz en alemán y afortunadamente los actores que doblan su voz al aleman y al español son los mismos (eso creo), entonces siempre suena igual.

Lo mismo pasa con Woody Allen, sus películas viejas estan dobladas por el mismo actor en español y por el mismo en alemán.

A menos que se sea un genio linguistico no se puede leer siempre en el orginal, Kapuściński o Lem en Polaco, Sorokin en ruso, Soseki en japones,  Houellebecq en frances, etc, etc. En algún momento tomé la decisión de dividir mis lecturas de la siguiente forma:

– Autores cuyo idioma original es el español, los leo en español, a menos que lo que quiera sea comparar la traducción alemana con el original, así es como leí 2666 en sendos idomas.
– Autores cuyo idioma origina es el alemán, los leo en alemán.
– Autores cuyo primer libro leí en alemania en alemán, los leo en alemán.
– El resto los leo indistintamente

De vez en cuendo intento leer alguno en Ingles, pero normalmente el intento se pierde en el camino.

Mi mayor problema es que no domino el alemán como el „mexicano“. Y con libros muy gruesos, me tardo millones de años, así que en alemán las lecturas se vuelven más cortas, algo así como libros de menos de 250 Páginas, con algunas excepciones, por ejemplo Harmonia Caelestis de Esterhazy , o  Vertrauen und Gewalt de Jan Philipp Reemtsma, o Stalingrad de Beevor.

Con Esterhazy siempre topo con pared. Cuando leo las criticas que escriben sobre sus libros en el Die Zeit, se me hace agua la boca, los argumentos normalmente son su increible manejo del idioma, su despanpanente humor y su enorme conocimiento en general. Y en mi caso cada dos de tres pierdo. Por más que me caiga muy bien, este aristocrata venido a escritor, cuando le leo en alemán siempre tengo la sensación de estarme perdiendo la mejor parte. El principio de Incertidumbre de Heisenberg, lo puedo aplicar durante mi lectura de cualquier libro de Esterhazy: o lo entiendo o me rio o aprendo. Pero nunca más de una.

En caso de Harmonia Caelestis, aprendí, en el de Eine Frau (Una mujer), reí ; y en el de die Markus-Version tambien reí. Pero entonces para mí Esterhzy se ha estado conviertodo en escritor de anecdotas divertidas, lo cual es muy triste.

Sin embargo, cada vez lo intento una y otra vez, y no quiero darme por vencido y leerlo en Español.

 

Péter Esterházy und sein Buch 'Die Markus-Version'

21. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

Recuerdos de Banana Yoshimoto

Ahora que fuí a México, no pude resistirma a comprar el ultimo libro de Banana Yoshimoto: Recuerdos de un callejón sin salida. Debo confesar que soy un gran adomirador de esta autora, ya no tan joven, japonesa. Hace millones de años, leí el libro que la mandó al estrellato literario: kitchen. Me impresionó, me encantó era un librito, triste, depresivo, aprensivo pero al mismo tiempo bastante nuevo, con una subtrama divertida e interesante.

Supongo que tiene que ver mucho con la edad a la que lo leí. No recuerdo muy bien como la descrubrí. Kitchen se publico en Japón en 1988, en 1991 lo publico TusQuest, así que supongo debió haber llegado a mis manos en el 92 o 93. Yo tenía 17 años, ella 28. Éramos muy jóvenes.

Yo estaba maravillado de que una autora tan jóven (y de tan lejos) hubiera tenido tanto exito con su primer libro, que este se traduciera a un monton de idiomas y de que yo pudiera leerlo de camino a la universidad. Basicamente era un puberto mexicano leyendo a una puberta japonesa.

Su estilo sencillo, sin retrueques, directo hizo que me enamorara de este libro, Mi entorno de aquel momento, mi vida, mi dolor encontró un eco en ese libro. Libro que he leído muchas, muchas veces desde entonces, y al que recuerdo como a la primera novia.

Despúes de él, siguieron muchos libros de Yoshimoto, que yo siempre leía: N.P., Amrita, Tsugimi, Sueño Profundo, Honeymoon y Presagio triste. Cada libro que encontraba de ella, lo compraba y lo leía y me ponía triste y melancólico. Sus libros estan llenos de triste alegria.

Al llegar a la fria Alemania, hace trece años uno de los primeros libros que leí en Alemán fue kitchen. Y lo leí ¡claro! ¡donde más! en la cocina de la casa donde vivia, el lugar más calientito y acogedor de la casa en Frankfurt. Ese era mi intento de encontrar un lugar seguro en este nuevo hogar: releyendo mis libros favoritos en mi nuevo idioma.

En fin que es un libro que me ha marcado. Despues, por alguna razón, deje de leerla, más de diez años, casi quince de no leer nada nuevo de Banana Yoshimoto. Entonces en México la reencontré. Nuevamente ahí estaba. Sólo que los dos ya no somos los mismos que éramos hace 23 años cuando nos encontramos la primera vez.

Ella ya tiene más de 50, yo más de 40. La portada del libro es sencilla. Lo abrí, y en el interior una fotos de Banana Yoshimoto, si, los años han pasado factura, pero supongo que si alguien viera una foto mía de cuando yo tenía 17 y una actual, tambien sufriria un shock. Ahí estaba, un nuevo libro de uno de mis amores juveniles (la otra es Ameliè Nothomb).

Y exactamente como suele ocurrir cuando uno se encentra un amor antiguo y intenta revivir los mismos sentimientos de antes, puede uno llevarse una decepción. Banana, jura y perjura en el epílogo que este es su mejor libro. Yo me siento un poco herido, que ella no considere a kitchen su mejor obra es como si no fueran importantes las horas, y vaya que han sido muchas en todos estos años, que yo he invertido amorosamente leyendo kitchen. Así que como un amante despechado, paso ahora a destrozar su ultimo libro.

Asi es, mi amada Yoshimoto. No me gusto. Vamos que es lo mismo de ti, que escribes con 50 el libro que debiste escribir con 25, no sé. La verdad no sé que decirte. El libro sabe a ti, el libro tiene tu aroma. Pero los dos ya no somos los mismos de antes. No sé, tal vez, te lea otra vez, por que, bueno, por que uno es así, regresa a los mismos lugares para ver si se siente vivo otra vez.

Yo lo más seguro, es que vuelva a releer kitchen, como cuando se vuelven a sacar viejas fotos, volveré a sentir el calorcito que despide el refrigerador, volveré a buscar en lugar seguro en tu libro. Volveré a recordarte como cuando tu tenías 28 y yo 17 y caminabamos juntos (tu bajo mi brazo), por la ciudad de mexico con lluvias torrenciales, protegiendonos bajo el palacio de bellas artes. Y me imagino que igual, así debió haber sido, recorrer contigo tokio bajo la lluvia.

 

Bildschirmfoto 2016-06-21 um 6.59.44

17. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

El vicio

Hace no mucho leí La Divina Comedia de Dante, me concentré tanto en la lectura o me cerebro estan influenciable que en mis sueños hablaba en sonetos. Según yo hasta pensaba en alexandrinos. Recuerdo que salía a caminar con Dante y le hablaba del mundo moderno y sus demonios, o si era un sueño anodino, de cualquier forma y contestaba con rimas bien calculadas. Desgraciadamente mi fácilidad para rimar desapareciá al despertar.

Solamente me ha pasado con muy pocos libros, en los que mis sueños se ven tan influenciados por mis lecturas. Otro de ellos fué Don Quijote, lectura que dosifiqué de la siguiente manera: religiosamente antes de dormir leía uno o dos capítulos. Lo leí en casi tres meses, me enamoré del caballero de la triste figura y sufrí con el todos sus desagravios. Y soñaba con él. Despues de leer, me quedaba dormido, y era como porolongar la lectura, sumergirse en otra realidad. La ventaja de soñar es que uno siente, huele, camina bajo otras lógicas y leyes.

Esas dos lecuras fueron largas he intensas. Así fueron planeadas y así fueron ejecutadas.

Otras sin embargo se inmuscuyen en mis sueños por que son brutales y expéditas. Por ejemplo, en una ocación leí Cien años de soledad en un día. En la noche platique con Remedios la hermosa mientras caminabamos por Macondo.

Como preparación a un viaje a Cuba, leí en un periódo muy corto de tiempo muchos libros de autores cubanos. Recuerdo que igual de rapidísimo devoré Tres Tristes Tigres, despues una o dos noches seguidas me descolgé a la habana rumbera, relajienta y despampanante que desgraciadamente no conocí.

Algunas personas (mi madre una de ellas) dicen que los libros son mi vicio y que me voy a volver loco de tanto leer. La verdad que no leo tanto como quisiera y la verdad es que no estan tan equivocados. Algunas manías que tengo, es por ejemplo comprar una y otra vez los mismos libros o releerlos o desde que viajo por el mundo, si encuentro los libros que más me han gustado en algún puesto de segunda mano, los rescato de su brutal destino y los llevo a mi librero en donde descansarán algunos años.

Si. Leer es un vicio. Como describí arriba, hay shots de corta y larga duración. Depende de la dosis. No es lo mismo leer Solaris de Lem en alemán en la editorial suhrkamp ( libro es pequeño, las hojas grises y viejas y la tipografia normal) a leerlo en español de editorial Impedimenta (tipografia redonda y grande, la textura del papél es casi erotizante y el diseño de la cubierta es genial). Lo leería en polaco, lo tengo en una edición moderna juntos a mis libros en polaco de Richard Kapuscinski.

Si. Leer es un vicio. Recuerdo que como a los trece me enfermé y tuve que pasarme una semana en cama, leí, creo como unos diez libros de Arthur C. Clark y las antologias de Asimov. Supongo que ya desde entonces mi cerebro no funciona del todo bien.

Si. Leer es un vicio. Me paso con Ballard, con Bolaño, con Kundera, con Carrerè y con Natsume Soseki. Los descubrí, por recomendaciones o por que de plano la portada del libro era muy llamativa, leí un primer libro, asombrado. Luego, a la siguiente oportunidad, compré cuatro o más libros del autor descubierto. Es como descrubrir una nueva mezcla o cocktail y ¡pas! abusar de él.

Si. Leer es un vicio. Y si, la culpa es de mis padres. Ellos me leían de pequeño, luego yo les leía. Me traían libros de la biblioteca (éramos muy pobres para comprarlos), mi consumo era tan bárbaro que usabamos las credenciales de socios de mi mamá, mi papá y la infantil mía. Afortunadamente nunca ha sido el único, el basketball, el arte, el taekwondo han sido otros. Culpa también de mis padres. Supongo que en algún momento iniciaré a mi hijo.

Si. Leer es un vicio. ¡y qué! ¡y qué! ¡y qué! no voy a dejarlo.

 

DSC02948

16. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

Tin Tan, Peter Sellers y Emiliano

Son dos formas distintas de hacer humor, dos aproximaciones divergentes a la vis comica, por un lado el relajo fresco y antiautoritario de Tin Tan, por otro la verborrea de Cantinflas. Es tan fuerte la dicotomía que me atrevería a proponer una tesis: No existe persona alguna a la que le gusten los dos por igual. Es el Yin/Yan del humor mexicano.

Ahora que fuí a México, encontré una revista SOMOS viejísima sobre Tin Tan, yo me declaro abiertamente un seguidor de él. Lo considero el más grande de los cómicos mexicanos. Reír es muy sano, y si para hacer deporte no encuentro tiempo, al menos sí para carcajearme un rato. Un Programa de la Tremenda corte o una canción de Les Luthiers o una película de mi bienamado Tin Tan son tan saludables como correr 5 km.

Solo que hay un problema, si vives con una persona que no habla español, por más que uno intente traducir los intraducibles juegos de palabras, simpre termina uno riendose como loco y el otro pensando en silencio llamar al loquero. No más no se puede.

La media solución que encontré fué intentar con películas de Peter Sellers, para mí uno de los más grandas comediantes del cine. Pero se topa uno con otro problema, por ejemplo: la primer pantera rosa es de 1963, ¡si, hace casi 60 años! el humor en aquella época es otro, el ritmo de las películas era otro. Todo en arte de hacer cine era diferente. Uno se topa entonces con otras dificultades.

Esa es tambien una diferecia entre ver una película en el Cine o en la casa, fuera de la obvias. En el acto de entrar al cine uno da por (casi siempre) hecho, que la realidad se queda afuera y que adentro se cumplen otras leyes universales, la realidad del filme en questión. Es por eso que podemos ver una y otra vez como es destruída ya sea por extraterrestres, dinosaurios, robots gigantes, diluvios torrenciales o otras catástrofes cinematográficas la ciudad de nueva york, a lo aceptamos sin complicaciones.

Es dificil sumergirte de esas manera en una realidad alternativa, si estas en casa, si cada treinte minutos le das pausa al filme para que alguíen pueda ir al baño o que al mismo tiempo se este preparando la comida del día o que impunemente alguien este viendo su celular contestando whats apps.

Ahora, no solamente hay que aceptar la realidad de una película, sino además hay que hacer un viaje en el tiempo. Es decir, no podemos ver Los diez mandamientos o Sansón y Dalila con nuestros ojos modernos. Hay que ponernos en la piel de los que vieron esas cintas en el estreno. Hay que ver esas películas como si fueramos sus contemporáneos. Así es como el Inspector Jacques Clouseau se vuelve divertido, si no, es solamente humor que ya ha sido rebasado.

No sé cuando Emiliano, que apenas tiene 4 meses de edad, podrá entender el valor del cines como arte. Posiblemente cuando él sea adolecente y salga con su novia al cine, pero que digo, ¡seguramente en quince años ya no existen cines! Posiblemente cuando él sea adolecente y vea con su novia películas por internet, directamente en sus lentes holográficas, tal vez ni siquiera esten en la misma habitación, tal vez cada quien este en su casa y hace streaming al mismo tiempo y se trastadan digitalmente a algún espacio virtual en donde sus avatáres se cojan de las manos y se den besitos 2.0.  Posiblemente en ese momento él este pensando más en otras cosas que en la historia del cine, seguramente su mente y su cuerpo tiene otras intenciones. Pero eso no es lo que queria decir, quiero decir, que voy a tener una vez más la oportinidad de ver, de recorrer la historia del cine, con lo que yo creo es la mejor manera de verlo, sin contextualizaciones, solamente verlo, como si fuera la primera vez que vez algo, y eso, de momento hace Emiliano. Para él todo es nuevo. En esta inninterrumpidamente en un estreno.

4e83f39a188609e81b38b27953859f98

 

15. Juni 2016
von oscarledesma
Keine Kommentare

Limonow – Emmanuel Carrère

Lo malo de leer biografías, ya sean noveladas o serias, es que uno se peude sentir muy pequeño en comparación. Peor aún si el texto trata sobre algún contemporáneo. Pero si el personaje es alguien que todavia vive la sensación que me queda es: soy un pobre clasemediero, miedoso, ratita de ciudad, verga corta que se baña con agua tibia, plañidero profesional, corto de idéas y minúsculo de valor.

Y es que, luego me descubro pensando cosas como, antes todo era más fácil, si uno era científico, pues la tenía más fácil, ya que todavía quedaba mucho por descubrir, si uno era escritor, pues igual más fácil por que aún quedaban muchas formas por inventar y si uno era joven y rebelde, pues tambien, sencilla la cosa, pues había más objetos a los cuales rebelarse: Imperialismo, comunismo, dictatura, etc… Total, que en fondo soy un revolucionario post revolución, que como forma de aceptar mi lángida y aburrida vida me decía cosas como: bueno, ahora, en estos días, ¿que? ¿contra qué? No hay enemigos.

Y entonces que leó la biografia de Limonov que escribió Carrère, por cierto, sin saber quien era hace algunos años ya había leído Fuck America de Limonov y no me pareció gran cosa. Pero es que su Vida es su gran obra, no sus literatura.

No es que quiera hacer una apología del personaje, ni quiero hacer comparaciones fuera de lugar. Pero al final me queda la certeza de que hay que estar loco para vivir así, hay que ser radical, ciego, como un trailer a media noche en una autopista solitaria. Acelerar y llevarse todo el peso, toda la inercia como una fuerza natural arrebatada.

Creo que Bolaño se preguntaba ¿quién quiere leer la biografía de Borges?. Si, lo mismo me pregunto, debe ser aburridisima, libros por aquí, libros por allá. Niñote grandote viviendo con su mamá (quien sabe, a la mejor estoy siendo injusto, pues no hé leído su biografía ( y no me interesa)). Hay que leer biografías de locos, radicales que hicieron de su vida una obra de arte, quiero aclarar que eso no significa que nos guste, puedes hacer de tu vida una foto de Witkin, de Mapplethorpe o de Ansel Adams, las tres son maravillosas obras de arte, pero seguramente no a todos les gustan.

No quiero mencionar otros nombres para comparar a Limonow, sería injusto para los otros personajes. Casi podría agragar al final un solo Ecce homo.

Pero sobre vidas radicales y al filo, llega a mi cabeza otro ruso Pjotr Pawlenski, un artísta conocido por performance que despiertan ámpulas en algunos sectores, y es que ¿qué tiene de arte clavarte los huevos en la plaza roja de Moscú o enrollarte desnudo entre alambre de púas? No quiero parecer sermonero, pero sí, es arte, y el tipo es más grande, radical que la apopeada (quiero decír devenida a artista Pop) Marina Abramovic. A él si lo quiero enmarcar con otros Nombres, con otros artístas para contextualizarlo, a Limonow no, el problema de Limonow es que (creo) esta del lado falso de la historia. Al artista ruso esta de la mano de Regina José Galindo y de Abel Azcona. Cada obra de ellos hay que pensarla y repensarla, hay que leer sus biografias, sus textos. El final, sus Vidas es sus obras.

Ah, otra cosa, Emmanuel Carreré, el autor del libro. Tremendo escritor, se le nota (igual que a mí) un poco de envidia a su biografiado. Se nota que pese a vivir comodamente en un departemento enorme en el centro de Paris no le satisface plenamente. Pero, Emmanuel, tampoco es para que te pongas triste, que eres una barbaridad de escritor. Yo llegué muy tarde a la obra de Carreré, pero como me pasa cuando eso me pasa y eso me pasa relativamente seguido (así me paso con Bolaño, Paduro, Ballard, etc), me he leído un monton de sus libros en poco tiempo. Esa es la ventaja de llegar tarde a un autor, de que de un jalón se pueden leer sus mejores libros, de que no hay que esperar uno o dos años para poder leer el siguiente.

Regresaré pues a mi insulsa, desabrida vida. Encerrarme en mi Taller, y a pintar, escribir y leer. Tal vez salga de perico perro.

978-3-88221-995-1-x160xx400x-1449570652